Nada de lo que hacemos o decimos se pierde en el vacío. El aire está lleno del pensamiento de todos. Almafuerte. (1854-1917)

lunes, 17 de abril de 2017

La Envidia


Nunca serás feliz si te atormenta que algún otro está más feliz que tú” afirma Séneca. 

Este mismo filosofo dice “Cuando piensas cuántos se te adelantan, ten en cuenta cuántos te siguen”.

Schopenhauer concluye: “No hay nada más implacable y cruel que la envidia, sin embargo nos esforzamos en suscitar envidia.” Por tanto, la envidia será un inconveniente para alcanzar la felicidad.



El carácter que adquirimos con el tiempo, será una manifestación de nuestra inteligencia y nuestra experiencia, y servirá para conocernos a nosotros mismos. Conocernos es saber lo que queremos y lo que podemos hacer en la medida de nuestras posibilidades. Es saber qué podemos escoger de todas las opciones que la vida nos ofrece, es decir, escoger el camino más acertado a nuestras capacidades. Si no nos conocemos lo suficiente, nos estaremos equivocando continuamente y por eso la persona envidiará. Porque elegirá caminos apropiados al carácter de otros, no al suyo. Por ejemplo, el pez no puede envidiar al pájaro, cada uno está en el ambiente que le es propio. Hace su vida de acuerdo a sus propias posibilidades, no uno mejor ni peor que otro, sino distintos.
Por ese motivo es necesario conocer nuestros propios valores y nuestras limitaciones, para saber elegir lo que realmente necesitamos. Solo así podemos adquirir la autoestima necesaria para creer en nosotros mismos, sintiendo admiración, que no envidia por lo que hacen los demás.

2 comentarios:

  1. Breve pero muy profunda entrada, tan realista como la luz del sol.
    Comparto tus razonamientos, una vez más, querida
    antonia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mari Carmen, son razonamientos lógicos para que la vida sea más agradable y fácil. La envidia hace que nos ocupemos más de los demás que de nosotros mismos y eso nos lleva al caos personal. Conócete a tí mismo, como dijo el filósofo.
    Abrazos mil, como abril.

    ResponderEliminar